jueves, 28 de noviembre de 2013

CUCHILLAS EN LA FRONTERA???, ME DA VERGUENZA MI PAÍS

En estos días nos hemos enterado de algo terrible, en la valla fronteriza de Melilla hay instaladas cuchillas para disuadir a los inmigrantes que no salten. Toda la oposición parlamentaria ha pedido este miércoles al Gobierno que retire las "terribles" cuchillas instaladas en la valla de Melilla, una iniciativa a la que no se ha sumado el PP, que ha reprochado a los socialistas que ahora pidan que se quiten cuando las defendieron en la anterior legislatura. En el debate de una moción consecuencia de interpelación presentada por los socialistas sobre la política de inmigración del Gobierno, los grupos de oposición han acordado una enmienda conjunta al texto para pedir al Ejecutivo la retirada de las cuchillas, una medida disuasoria que han tachado de "ineficaz, vergonzosa y terrible" contra los inmigrantes que tratan de llegar a España. En sus intervenciones, los portavoces de la oposición han valorado la investigación que iniciará la Fiscalía sobre este asunto, después de que su principal responsable, Eduardo Torres-Dulce, arremetiese este martes contra la colocación de las cuchillas en Melilla al considerar que no es un procedimiento ajustado a derecho ni "de estricta humanidad". Pese a todo, la diputada del grupo popular María del Carmen Navarro ha defendido la instalación de la concertina y ha rechazado las críticas de los socialistas al recordarles que su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó en la anterior legislatura de "medida disuasoria y legal" las cuchillas que ahora intentar eliminar. Así, Navarro ha pedido a los grupos "que se dejen de demagogias y que no incendien más" y les ha invitado a sumarse a las políticas del Gobierno que "no se ha quedado con los brazos cruzados" en este asunto. La moción ha sido defendida por la parlamentaria socialista María Soledad Pérez que ha exigido la eliminación de estas "terribles armas" que causan graves heridas a los inmigrantes, cuyas vidas tienen "tanto valor" como aquellas "que con tanta pasión" defiende el Ejecutivo en otros ámbitos. La diputada ha señalado que los socialistas cometieron "un error" cuando instalaron la concertina en la pasada legislatura pero que la retiraron cuando comprobaron los efectos que causaba. Una "crueldad sin medida" Desde CiU, Antoni Picó ha considerado que la concertina es una "crueldad sin medida" que no puede ser aceptada como medida preventiva en una sociedad civilizada, mientras que el diputado de ERC Joan Tardà se ha referido a ella "como una vergüenza" y ha añadido que su retirada inmediata sería una acción que honraría al Gobierno. La portavoz de UPyD Rosa Díez ha reprochado al Gobierno "su perversión" por no llamar a las cuchillas así para ver si de esta forma "pasa desapercibida esta atrocidad". La iniciativa ha contado también con el apoyo del PNV, que a través de su diputado Emilio Olabarria ha pedido al fiscal general del Estado que sea "congruente con la obligación que asumió" de investigar la colocación de las cuchillas en la valla de Melilla. La Izquierda Plural, por medio del parlamentario Joan Coscubiela, ha manifestado que esta medida es "inhumana", pero más lo es el hecho de buscarle —en referencia a la concertina— "el nombre un instrumento musical a algo que hiere y puede matar".

VERGONZOSO, El Arzobispado de Granada edita un libro que enseña a la mujer a ser sumisa

Algo me ha dejado perplejo esta semana, la editorial Nuevo Inicio, una iniciativa directa del Arzobispado de Granada, ha editado un libro titulado Cásate y sé sumisa, de la italiana Costanza Miriano. En él, la autora enseña a las mujeres la "obediencia leal y generosa, la sumisión". El libro, que tiene un precio de 16 euros, inaugura Quotidiana, una nueva colección de esta editorial --presidida por el arzobispo de Granada, Javier Martínez--, sobre la vida experimentada a través de los ojos de la mujer, desde la fe cristiana, en el matrimonio, los hijos, la educación o la vida social, como explica la web del arzobispado. La autora, periodista en los telediarios de la Rai 3, a quien la editorial presenta como casada, madre de una familia y que se define como "sumisa" entregó un ejemplar de su libro al Papa Francisco, según informan algunos medios regionales. En su obra se cuestiona qué viene después del beso final de los cuentos y películas y recalca, según la editorial, que "ahora es el momento de aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión". El libro de la autora italiana ha sido ya líder de ventas en Italia y se inspira en la frase "esposas, estad sujetas a vuestros maridos", de San Pablo a los Efesios La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, se ha sumado a la oleada de críticas que ha suscitado el libro Cásate y sé sumisa, escrito por Constanza Miriano y editado por el Arzobispado de Granada. Hace unos días la portavoz de Igualdad del PSOE en el Congreso, Carmen Montón, reprochó a Mato que diera “la callada por respuesta” ante la publicación del libro, pero ayer la ministra pidió públicamente que se retire el volumen. “No comparto en absoluto ni el título ni el contenido y me gustaría, y así lo he pedido, que se retirara ese libro, creo que no es nada adecuado y que es una falta de respeto a las mujeres”, afirmó en el programa Los desayunos de TVE. A su juicio, “ninguna mujer ni la mayoría de la sociedad” aprueba la publicación del libro. La directora del Instituto de la Mujer, Carmen Plaza, envió hace dos semanas una carta al Arzobispado de Granada —siguiendo instrucciones de la ministra— para que reconsiderara la publicación del libro, ya que no encaja con los valores de igualdad que deben defender las instituciones públicas. Sin embargo, ayer Ana Mato dijo que, por ahora, no ha obtenido respuesta del Arzobispado sobre esa petición. Fuentes del Secretariado de Medios de Comunicación del Arzobispado de Granada indicaron ayer que “no hay ningún cambio” sobre la postura de la Diócesis acerca del libro, defendido por el arzobispo, Francisco Javier Martínez, en un largo comunicado que difundió la diócesis el 15 de noviembre y que está colgado en la página web del prelado. En el comunicado, Martínez dice que la polémica generada es “ridícula e hipócrita” y que le consta que el libro “está ayudando a muchas personas” porque es una obra “evangelizadora” que “no justifica, excusa o promueve ningún tipo de violencia contra la mujer”, algo que “sí que favorece y facilita, en cambio, la legislación que liberaliza el aborto, al igual que todas las medidas que debiliten o eliminen el matrimonio”, opina Martínez en el comunicado. Sin embargo, pese a que el arzobispo de Granada dice que la postura de su editorial respecto al libro “es acorde con las enseñanzas de la Iglesia”, lo cierto es que también ha habido críticas desde la propia jerarquía eclesiástica. Por ejemplo, el pasado viernes el portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, afirmó que “la sumisión no se corresponde con la doctrina de la Iglesia ni el Evangelio”, y unos días antes el obispo de Bilbao, Mario Iceta, dijo que el título del libro “no refleja lo que piensa la Iglesia” en torno al matrimonio, según declaraciones recogidas por Europa Press, y opinó que era “provocador” y “desafortunado”, aunque los dos reconocieron no habérselo leído. Tanto PSOE, IU como el propio PP y numerosos colectivos y asociaciones de mujeres han pedido que el Arzobispado de Granada retire la publicación del libro. Ahí os dejo los pasajes más polémicos del libro, a ver qué opináis: - "Yo he cuidado a los niños para que tú fueras a jugar a fútbol-sala, tú tienes que quedarte con ellos ahora para que yo vaya al gimnasio. Más que una pareja, una empresa. Y las empresas se abren y se cierran según las exigencias del mercado. Así se entiende el vertiginoso aumento de los divorcios, con las mujeres poniendo en crisis los antiguos equilibrios -a veces con razón-, pero sin saber proponer otros nuevos". - "Así que la esposa, mejor que se quede en casa y en la cocina, y que se esmere en ello. Es verdad, todavía no eres una cocinera experimentada ni un ama de casa perfecta. ¿Qué problema hay si te lo dice? Dile que tiene razón, que es verdad, que aprenderás. Al ver tu dulzura y tu humildad, tu esfuerzo por convertirte, también él se convertirá". - "Cuando se trata de la vida en pareja (…), tres pasos atrás. Y hay que hacerlo aun cuando no entiendas el motivo, aun cuando estés íntimamente convencida de tener razón". - "Si solo acoges aquello que es conforme a ti, aquello que tú piensas, no estás casada con un hombre, sino contigo misma. En lugar de hacer eso, debes someterte a él". - "La mortificación nos gusta porque es para alcanzar un bien mayor, y ese bien es acoger a tu marido, por consiguiente, engendrarte a ti misma".

martes, 19 de noviembre de 2013

jueves, 26 de septiembre de 2013

ORIENTACIONES 2013-14 PARA PAU EN ANDALUCÍA DE GEOGRAFÍA DE ESPAÑA

COMO YA NOS TEMÍAMOS DESDE EL FINAL DEL CURSO PASADO, VUELVEN A MODIFICAR EL TEMARIO DE GEOGRAFÍA DE ESPAÑA PARA LA PRUEBA DE SELECTIVIDAD, YA VAN TRES SEGUIDAS....EN EL SIGUIENTE EN LACE SE PUEDE DESCARGAR ESE DOCUMENTO: https://docs.google.com/file/d/0B1aGxtRQVONGY2REeS1fZl9vQnM/edit?usp=sharing

martes, 30 de julio de 2013

OTRO EJEMPLO DE COSIFICACIÓN DE LA MUJER: PIERNAS CON ANUNCIOS!!!!!

Japonesas alquilan sus piernas para hacer publicidad Las calles de Tokio están saturadas de anuncios y publicidades que, muchas veces, las personas aprendieron a ignorar. Esta vez una agencia de marketing tuvo una idea:alquilar las piernas de mujeres sexys para poner avisos de sus clientes. La compañía Wit Inc. decidió decorar la parte de los muslos que queda al descubierto de mujeres que usan medias largas y falda corta con un sticker que presenta diferentes productos. Tomaron esta decisión porque esa parte del cuerpo es conocida en Japón como ”Territorio absoluto” y se trata de un fetiche para muchos hombres. Por si fuese poco esta mamarrachada presten atención a las declaraciones de los directivos de esta empresa de marketing:“Es un lugar perfecto para una publicidad porque a los hombres les gusta mirarla y a las mujeres no les importa exponerla” Las mujeres reciben US$115 por exhibir la etiqueta durante 8h. Este es otro ejemplo de cosificación de la mujer, de ser tratadas como objetos por parte de una sociedad, la japonesa muy patriarcal y que, paradójicamente, goza de una excelente reputación en nuestra cultura, desde la que se ve a aquella como muy educada, pero no nos confundamos, esta noticia refleja un sesgo de machismo que al mismo tiempo es muy peligroso.

martes, 11 de junio de 2013

¡Nuevo récord en las emisiones de CO2 en la Tierra!!!!

¡Un nuevo récord en las emisiones de CO2 que ya no podemos ignorar! Por primera vez en al menos 800.000 años, la concentración de este gas de efecto invernadero ha superado la marca de las 400 partes por millón. Cuantos más gases se emitan mayor será el incremento de la temperatura, y mas difícil, si es que posible, detener el calentamiento En el entorno remoto de las islas Hawái, en medio del océano Pacífico y alejado de toda fuente importante de contaminación, desde hace algo más de medio siglo se viene midiendo en el observatorio de Mauna Loa con precisión la concentración atmosférica de dióxido de carbono. A 3.000 metros de altitud, es la estación más antigua que, interrumpidamente, ha venido midiendo esta variable tan importante de nuestro planeta. El 7 de mayo de 2013 entrará en la historia de la humanidad y del planeta porque, por primera vez en al menos 800.000 años y puede que desde el Plioceno (hace de casi tres millones de años), la concentración de este gas de efecto invernadero ha superado la marca de las 400 partes por millón (ppm). Hace unos 200 años, cuando se inventó la maquina de vapor, estábamos en 280 ppm. Muy pocas personas son los que aún viven que, al nacer, hubieran respirado aire por debajo de 300 ppm. Casi todos hemos vivido ya en esa centena. Y, desde luego, nunca nadie ha vivido un cambio de más de 100 ppm a lo largo de su vida. Es más, un cambio de esta magnitud y rapidez es totalmente excepcional en la historia reciente de nuestro planeta. Y, lo que es peor aún, de no detener las emisiones, quienes ahora nacen y empiezan a respirar aire de 400 ppm es probable que, al final de su vida, respiren aire de 600 e incluso muchas más ppm. El dióxido de carbono es un gas inocuo para nosotros en este nivel de concentraciones; sin embargo, es un gas que tiene efecto invernadero. Es este gas, junto con otros pocos gases y vapores, son los que hacen que Ia Tierra sea un sitio calentito, sin grandes extremos térmicos en la mayor parte de su superficie, lo que ha permitido la vida tal como la conocernos, incluida nuestra propia aparicion como especieHomo sapiens. Liberar dióxido de carbono a la atmósfera hace que el clima se caliente. Y el calentamiento del clima no es un asunto baladí. Todos, de una manera u otra, dependemos del clima del lugar en el que habitamos. Cambiar el clima es, en última instanciar cambiar el funcionamiento de todos los ecosistemas de los cuales dependemos para nuestro sustento y bienestar; es cambiamos a nosotros mismos. Puede que muchos piensen que el cambio climático será algo del futuro, pero no es verdad. Está con nosotros desde hace tiempo. Muchos han o hemos sufrido sus efectos, y muchos más los seguiremos sufriendo, tanto más cuanto mayores sean las emisiones. Puede también que muchos piensen que tenemos tiempo para reaccionar, pero están confundidos. Cuantos más gases se emitan mayor será el incremento de la temperatura, y mas dificil, si es que posible, detener el calentamiento. Si queremos que el clima no se caliente más alla de 1,5oC, como piden muchos países en desarrollo en el marco de las Naciones Unidas, hay que empezar desde hoy mismo a reducir las emisiones. De no hacerlo y continuar como hasta ahora, en 2030 esta meta será ya inalcanzable. Para hacerla posible, habría que disminuir drásticamente las emisiones a tasas que ponen nuestra propia capacidad, y no digamos nuestra voluntad, en un durisimo aprieto. No hay acuerdos en el horizonte para conseguir tal meta. Pero, lo que es peor, no se necesitará mucho más que otra década para hacer imposible la meta de evitar que el planeta se caliente por encima de 2°C, objetivo que han acordado otros muchos países por entender que superar esa cifra supondría una interferencia peligrosa sobre el clima. Inalcanzable significa que no podremos evitarlo y que la alteración que se produzca continuará durante siglos. El tiempo apremia como quizás pocos llegan a concebir. El 7 de mayo de 2013 habrá sido un mal día para toda la humanidad, pues evidencia que los deseos de los gobiernos del mundo no se corresponden con la tozuda realidad de que las emisiones no disminuirán si no se adoptan las decisiones oportunas. Esta frontera no debió cruzarse nunca. Como en tantas otras cosas, la ciencia, aun con sus limitaciones, hace ya mucho tiempo que dio la voz de alarma. El mensaje era correcto v, con el tiempo, no ha hecho sino incrementarse. Pero los humanos reaccionamos mal ante lo imprevisto y preferimos aceptar la duda que, en no pocas veces, algún mercader siembra, antes que hacer lo necesario para evitar el mal que, sin lugar a dudas, todos querríamos evitar; eso sí, a poder ser, sin coste. Pero eso no es posible. Detener el calentamiento tiene un coste, pero este es mínimo y más pequeño, mucho más pequeño, que los daños que se derivaran de no hacerlo. Es en días como este, que serán recordados durante siglos, cuando debemos exigirnos a nosotros mismos un poco de reflexión, un alto en el camino, para recapacitar sobre lo que es verdaderamente importante y decidir que “si queremos, podemos”. Tú decides.

domingo, 2 de junio de 2013

TOLERANCIA 1-HOMOFOBIA 0!!!!

Muchas creen que ya está todo hecho. Que la discriminación y homofobia contra las que seguimos luchando de manera activa no son más que un residuo de algunos que prefieren vivir en un gueto. Nada más lejos de la realidad. La homofobia sigue existiendo en nuestro día a día, en las calles, en los restaurantes. En todos sitios. Acabo de leer el relato que Gabi González, un chico gaditano, ha compartido en Facebook. Un testimonio de un caso de homofobia vivido en primera persona y en una ciudad como Madrid, en la que se supone que hay mucha más tolerancia por aquello de ser una gran ciudad. En este post poco importa lo que yo diga. Aquí lo relevante son sus propias palabras. Así que allá van. Domingo 19 de mayo, 15.00h, lugar VIPS Plaza de los Cubos (Madrid). Restaurante lleno, propio de un domingo de lluvia en el centro de la capital. Decido quedar allí con un amigo. Entro, pido una mesa y nos sentamos. Resultó que esa mesa situada en una esquina del restaurante, me llevaría a vivir una situación de completo drama, al menos para mí. Así lo viví yo. Mientras esperábamos la comida, mi amigo, sentado frente a mí, decidió lanzarse y darme un abrazo y un beso. El beso se paró en seco. El “señor” de la mesa de al lado, un padre de familia que comía con sus hijos y su mujer, se levantó y dio un golpe seco y fuerte en mi mesa. No entendía qué pasaba, ni yo, ni nadie. Todos miraban mientras esa “persona” gritaba, mientras nos insultaba. “FUERA DE AQUÍ, TENÉIS QUE IROS”, “ME ESTÁIS MOLESTANDO, ESTÁIS MOLESTANDO A MIS HIJOS”, “¡FUERA!”. Apareció el encargado, y algunos camareros del restaurante que intentaban calmar a este “individuo”. “ESTOS DOS SE ESTÁN BESANDO, Y ME ESTÁN MOLESTADO”, y así un no parar. Yo no entendía nada, ni supe reaccionar. Con lo que yo soy, me quedé sin mediar palabra. Era la primera vez en mi vida que vivía una situación de HOMOFOBIA. Y la primera que vivía en primera persona. Vergüenza. Como 40 mesas y un promedio de 150 personas pusieron los ojos en mí, y en mi amigo, que no habla español y que no comprendía qué pasaba. Pese al momento de confusión, pude explicarle. Él me decía que nos fuéramos de allí y que nos quitásemos de problemas. Yo no quería irme. ¿Irme por qué? ¿Por ser GAY? ¿Por recibir un beso de un amigo? En la vida. El encargado lidiaba con esa “fiera” que insistía en que le estábamos molestando. Nos levantamos mientras el resto de comensales nos miraba atónitos y nos decían que no nos fuéramos, que los que tenían que irse eran ellos. Este padre de familia de unos 40 años, junto a su servidora mujer y sus hijos con educación y principios de dudoso valor. Pobres por tener a un padre así. Me levanté junto a mi amigo, y decidimos irnos pero la gente no nos dejó. Se levantaron como 10 personas que nos mostraron su apoyo y su cariño. NO NOS FUIMOS. Se fue esa familia, mientras el “padre” decía que como el encargado no hacía nada entonces eran ellos los que se iban. Vivir esto en primera persona DUELE. Mucho más que un puñetazo en toda la cara. Me sentí pequeño, distinto por primera vez en mi vida. ESTA ES MI DENUNCIA. MI DENUNCIA SOCIAL. MI APOYO INCONDICIONAL A TODOS LOS QUE HAYÁIS PASADO POR ALGO PARECIDO.

HUMILLADOS POR DIFERENTES-ARTÍCULO DE EL PAÍS SEMANAL 12 MAYO 2013

Humillados por diferentes La vida de entre 4.000 y 5.000 homosexuales quedó marcada en la España franquista por la Ley de Peligrosidad Social Esta es la historia de personas que pagaron con cárcel y represión su orientación sexual Estos tiempos en los que todos somos más iguales ante la ley que antes, en los que una pareja homosexual puede contraer matrimonio sin complicaciones, montar sus negocios, ascender en la mayoría de sus trabajos reconociendo su condición, juntarse en fiestas y celebraciones callejeras, levantar la bandera de sus barrios, disfrutar y reafirmar su identidad sexual en una cabalgata multitudinaria que convoca a cientos de miles de personas, no son como aquellos apenas lejanos en los que un mero gesto afeminado en público podía costar la cárcel, o una palabra con aire alocado, la humillación sin paliativos. Estos tiempos en los que dos hombres o dos mujeres pueden andar de la mano y besarse por la calle, criar hijos, compartir tardes, comidas y Navidades con las familias contrarias, no son como aquellos en los que para buscar plan había que adentrarse en rincones lúgubres y oscuros, o a la salida de un cine esperaba camuflada la policía secreta para meterte en el calabozo, hacerte comparecer ante un juez que te consideraba un enfermo, te abroncaba y te metía seis meses en la cárcel aplicando la ley de peligrosidad social –¡vigente hasta 1995!, aunque con los artículos referentes a la homosexualidad derogados en 1979– o anteriormente la de vagos y maleantes. Era la manera de escarmentar y de curar lo que resultaba una plaga para el régimen de Franco, un tiempo que se prolongó en el inicio de la democracia y que marcó la vida de entre 4.000 y 5.000 personas de esa condición, condenadas en cárceles de oscura memoria como Badajoz, Fuerteventura, Nanclares de la Oca, Huelva, la Modelo de Barcelona o Carabanchel, adonde iban a parar la mayoría de homosexuales arrestados por ningún motivo más allá del capricho represor imperante y en los que a veces, de manera absurda, se les dividía entre activos (Huelva) y pasivos (Badajoz). Atrocidades fijadas hoy en esos lugares con carteles conmemorativos y denunciadas por asociaciones como la de Ex-Presos Sociales, que ayuda a que las víctimas sean compensadas por el Estado. Historias que se han contado en libros como Redada de violetas, de Arturo Arnalte, o que están a punto de ver la luz –si la financiación para terminarlo se lo permite– en documentales como Invertidos, la ley contra el deseo, de Martín Costa. Seres humanos que dejaron su inocencia, su sentido de la vida y su dignidad entre las paredes de aquellas celdas por el mero hecho de no ocultar su condición, de negarse a travestirse en la aparente normalidad sus cuerpos de hombres cuando querían ser mujeres y comenzaban a tomar hormonas, héroes de una avanzadilla que hoy contempla con mucha más naturalidad la identidad sexual en la sociedad moderna si la comparamos con países como Francia, donde los homosexuales son apaleados en la calle después de que el presidente Hollande anunciara la aprobación del matrimonio gay. Pero es que incluso en aquellos tiempos no hemos ido muy alejados del entorno europeo. Javier Ugarte, doctor en Filosofía por la Universidad de Oviedo y estudioso del asunto, fundador de la revista Orientaciones, asegura que, en el continente, las legislaciones también eran represivas. Pero hay diferencias. “En Europa se abordaba como una cuestión psiquiátrica; aquí, por influencia de la Iglesia, se convertía en un asunto moral”. Y también social para el régimen: “En España se trataba de aplicar una represión de clase. Se penalizaba más a los solteros. Si eran casados, las penas se dulcificaban con tal de que volvieran al seno de la familia”. Antoni Ruiz i Saiz “Con este podéis hacer lo que os dé la gana porque es maricón” Una mañana, con 17 años, Antoni Ruiz i Saiz se despertó, decidió afrontar su vida con franqueza y le confesó a doña Libertad, su madre, que era homosexual. Venían de una familia republicana a la que le habían transformado el oremus a base de estopa, así que la buena señora se asustó y se lo contó a su hermana. Su hermana, a su vez, se escandalizó y se lo comentó a una monja perteneciente a las legionarias de la Virgen de los Desamparados. La monja se lo chivó a la policía y una madrugada, cuatro secretas entraron a buscarle a su casa en Xirivella, a las afueras de Valencia. La maldita cadena de miedo, desconcierto y alarma acabó con la transparente confesión íntima entre madre e hijo en la cárcel. “Con los años llegué a perdonarla. Era una mujer muy poco preparada, mi padre murió cuando yo tenía siete años, no teníamos medios para sobrevivir y si yo me iba pensó que se quedaba sin ingresos”, confiesa hoy Antoni en el mismo salón de la casa donde habló con ella. Hoy él vive allí con David, su marido. Pero ese viaje, desde la primera salida de su domicilio rumbo a varias cárceles hasta los días felices junto a su esposo, ha sido muy largo. Cuando lo comenzó ya había muerto Franco. Era el año 1976. Pero la represión daba sus últimos coletazos. Antoni trabajaba como pastelero. No ganaba mal, pero el curro se le terminó en cuanto un policía le echó dentro de un calabozo atestado de camioneros en huelga con un aviso: “Con este podéis hacer lo que os dé la gana porque es maricón”. “Cualquier homosexual al que pillaran sabía lo que le esperaba dentro”, recuerda Antoni. Además, ese policía le tenía ganas. “Me dijo que me había visto muchas veces por la estación de autobuses”. El juez fue más fino. “Me indicó que me iban a mandar a una especie de colegio”. Pero el colegio no era más que las celdas de Carabanchel y Badajoz. Allí se encontró con un cura caritativo que avisó a su familia: “¿Ustedes saben realmente dónde está su hijo…?”. Al poco tiempo salió. Pero le obligaron a quedarse a 100 kilómetros de su casa, desterrado en Dénia. En la calle se convirtió en un apestado. No recuperó su trabajo y no encontró nada nuevo. Decidió prostituirse. “Un policía me dijo que en la calle del Mar se ejercía entre hombres”. Conoció a gente muy influyente de Valencia, entre ellos algún dirigente de Falange, halló protección y cuando se enamoró de un empleado de banca decidió dejarlo. Luego vino el trabajo. “Salí del pozo y decidí desarrollarme como persona”. Fue olvidando aquello y apechugando con sus consecuencias más íntimas. La democracia corría como un galgo a su lado. O eso creía… Hasta que en 1995, paseando por la calle de Caballeros de Valencia, dos policías municipales le paran en un control, le piden el carné y, tras comprobar sus datos, uno le dice al otro: “No tiene nada, pero ten cuidado con él, que es maricón”. Antoni se sorprendió. “Perdone…, ¿qué dice?”. Y ellos le responden: “Si quieres saber algo más, te buscas un abogado”. Hasta esa esquina del Estado de derecho han llegado los estragos de la represión. Antoni encontró una defensa de oficio y peleó. “No paramos hasta que en 1999 se hace la ley de protección de datos y con ella se borran los archivos en los que constaban homosexuales fichados en la época en que estaba vigente la ley de peligrosidad social”. Lo celebraron a la valenciana. El Tribunal Superior de Justicia los quemó en público. “Fue una falla”, recuerda Antoni. Aquello le hizo tomar conciencia. Hoy lidera la Asociación de Ex-Presos Sociales, para no permitir el olvido de las víctimas. Rampova: "A este hijoputa hay que meterlo en la cárcel" Francesc Oliver se presenta una tarde ventosa de primavera por los alrededores de El Cabanyal, el barrio valenciano donde vive, y pide una copa de coñac. Le tiemblan las manos al sostenerla. De la izquierda sobresalen sus uñas largas y pintadas. Es complicado adivinar el color de sus ojos ni la destreza de su mirada porque la lleva oculta tras unas gafas de sol. Hay que quedar por la tarde. Por la mañana no está para nadie: “Todavía tomo ansiolíticos”. A Francesc le llaman Rampova. Es su nombre artístico, el que adoptó para sus espectáculos de variedades, que mezclan el rock duro con fuerte contenido social y los bailes picantes. Artista quiso ser toda la vida. Porque le atraía la farándula y porque no le quedó más remedio desde que le apresaron por primera vez a los 14 años, un episodio que no ha olvidado ahora, a sus 56: “Yo había tenido relaciones con chicos de mi edad. Aquí, en la huerta, era muy común. Pero ese día me fui con un hombre casado”. Una rata dio la alerta. “La vi pasar y me puse a gritar tipo Psicosis”. La policía andaba por allí y los arrestó. A él lo llevaron al calabozo y a su ligue se lo pasaron por alto, pero no se libró de la humillación. Le condujeron hasta su casa y al dejarlo allí le dijeron a su mujer: “Que sepa que su marido ha estado con una bujarrona”. “A mí me daba igual”, dice Rampova. “Yo era la maricona del barrio”. En su casa de aire republicano no había problema. “Mi padre decía que más le valía tener un hijo como yo que un hijo cura”. Pero todavía no era consciente de lo caro que aquello se pagaba hacia 1971 en la calle. Pasó unos cuantos días en el calabozo y cuando lo presentaron ante el juez exclamó: “A este hijoputa hay que meterlo en la cárcel”. Al ingresar en la Modelo alguien le advirtió: “Aquí más vale ser fea, porque eres invisible”. Pero Rampova no contaba con esa suerte. “A esa edad yo no tenía nada que envidiar a Greta Garbo…”, admite. Y eso no convenía si te metían en el pabellón de los invertidos, como lo llamaban. Allí trataron de curarle con electrochoques. Por la noche, los funcionarios hacían la vista gorda y dejaban pasar a los presos comunes. Entonces llegaba lo más duro. Las violaciones. “En 30 días que estuve, no sé cuántas veces me violaron, a mí y a otros. Los había muy divinos, gente que se parecía ya a David Bowie antes de que David Bowie existiera”. El círculo de represión era perfecto. Detención en la calle, juez con reprimenda y funcionarios que te echaban a las fieras. Si no se arreglaba por las buenas, entonces por las malas. Pero Rampova quería seguir siendo él mismo. Al salir, una amiga le advirtió: “Vete de la ciudad porque en cuanto haya una redada te van a meter preso”. Se largó a Barcelona. “A casa de mi tía, gemela de mi madre”. Allí enfermó de afición al cine. “Supe diferenciar entre cinefilia y cinefagia. Entre Ozores y la nouvelle vague”. Pero un día en que se sentó junto a alguien inapropiado en la oscuridad de una sala, volvieron a meterle preso. “Ya sabía lo que me podía pasar. Prefería suicidarme. Le pedí a mi tía unas cuchillas, la convencí”. Pero le rescató el amor. “Me enamoré de un argentino y eso me salvó la vida”. No pudo evitar otras desgracias. “Como la muerte de Rosaura…”. Las palizas, las humillaciones, las vejaciones en grupos, quedaban registradas en los papeles oficiales como suicidios. Eusebio Valderrama: "El patio de la cárcel parecía el día del orgullo gay" Cosas de la vida. Eusebio Valderrama ve desde el salón de su casa la ventana de la celda donde pasó su primera condena en la cárcel de Málaga. Hoy, este bailarín tiene una calle en la ciudad donde nació. Y no es para menos. Su obra mayor es la vida que ha llevado y lleva hoy como artista del baile retirado y escritor volcado entre la memoria y la poesía. Si el genio de Manuel Chaves Nogales viviera, dudaría entre la historia del maestro Juan Martínez, aquel bailaor que quedó atrapado en la revolución rusa y se lo contó tal cual fue, y la de Valderrama, que vivió la represión franquista, fue pintado por algún genio del siglo XX y bailó ante el sah de Persia o Sadam Husein. “Nací en el Perché. En el colegio me gustaba jugar con las niñas. A los cuatro años ya sentí la llamada de unas castañuelas cuando mi Pepe las tocó en el piso de arriba y yo me fijé en él. Desde entonces pasamos toda la vida juntos”. Estalló la guerra y voló la niñez. “Nunca se me olvidarán las hileras de muertos, algunos con sus partes cortadas y metidas en la boca”. La muerte iba en serio. Y la vida como él la sentía, también. Convencido de su condición, se fue a Barcelona. “Allí todo estaba más permitido”. Una vez regresó de vacaciones a Málaga y le arrestaron. “Nos habíamos sentado Pepe y yo juntos en un asiento y por eso me detuvieron. Él se escapó”. Eusebio pagó con 90 días y alguna paliza, pero no delató a su amigo. La siguiente redada fue en Madrid. Iba solo por la Gran Vía y llevaba una americana azul con botones dorados. Un policía le llamó la atención: “¿Adónde vas mariconeando por la calle con esa pinta?”. A Carabanchel… “Allí nos obligaban a mí y a otras locas a limpiarles la celda a los presos políticos. El patio de esa cárcel parecía el Día del Orgullo Gay”. Se largó al exilio. Vivió en Francia, en Italia, en Grecia. De cada país guarda un saco de anécdotas ambientado entre los alrededores de su espectáculo de baile español. “En Atenas, unos señores muy amables nos invitaron a champán. Uno soltó: ‘Vamos a brindar por la boda de su hijo’. ¿Quién es su hijo?, pregunté. ‘Mi hijo es el príncipe y se casa mañana’, respondió el padre del rey”. En Francia, un pintor andaluz los contrató para su cumpleaños. “Durante el espectáculo nos pintó. Al ver el dibujo no nos gustó. ‘¡Quita, qué horror!’, le dijimos”. Pablo Picasso, se llamaba. “Pero a esas alturas, ¡quién coño sabía quién era Picasso!”. Silvia: "Me fui prostituyendo hasta que me metieron presa" Si a Domingo, en Las Palmas de Gran Canaria, o a Juan y a Alfonso, gemelos, en Granada, cuando eran niños les hubieran preguntado a cada uno de ellos por separado qué querrían ser de mayores, habrían respondido que abogados, médicos, artistas… Pero al unísono también habrían declarado lo que finalmente consiguieron: ser mujer. Su historia se asemeja. Y es tan cara, tan dura, que asombra. Nacer hombre en los años cuarenta o cincuenta y querer ser mujer tenía un precio. La cabezonada se pagaba con cárcel, exclusión social, humillaciones que llevar con la cabeza alta y represión. Pero se salieron con la suya. No dieron sus brazos a torcer y entre las hormonas clandestinas y el sueño de torcerle la voluntad a la naturaleza, y de paso al Dios en que a menudo creían, lo lograron. Lo que parecía una debilidad a ojos de la sociedad, con los años resulta de justicia juzgarlo por lo que realmente es: un acto heroico. En casa de Domingo, a nadie le cabía en la cabeza que hubiese salido tan afeminado. Ni a su madre ni a sus hermanos. Era bueno en el colegio, estudiaba. “De haberme quedado, habría hecho Medicina o Derecho, pero me fui a Barcelona porque quería ser mujer”, asegura Silvia Reyes (en las imágenes de esta doble página, en su ático del Ensanche). Allí llegó para trabajar en hostelería e ir hormonándose. Pero al ver su aspecto ya travestido, no le dieron trabajo. “Me fui prostituyendo hasta que me metieron presa”. Después salió e hizo espectáculos de strip-tease, principalmente en Suiza. Hoy mira hacia atrás jovial y sin cuentas, a gusto con su piel, en plena y espléndida madurez, pese a la dureza del viaje. Trinidad, en cambio, con su hermana Bárbara, en Granada, no encontraba obstáculo en que su madre les dejara vestirse con sus ropas cuando se llamaban Juan y Alfonso. Empezaron a tomar hormonas desde muy pronto y llevaban tan a gala su travestismo incipiente que ni les humillaban casi por la calle más allá de las risitas. También probaron cárcel. “Allí encontramos travestidos con tanta coquetería que se pintaban los labios con betún”, asegura. Y es que la fuerza que te invade por dentro cuando eres determinante no hay quien la pare. “Decidir ser mujer es muy serio. No vale con ponerse vestidos y andar con tacones. Una señorita debe tener modales, esté o no esté operada”, afirma Trini en su casa de Granada, poblada de retratos de ella y de Bárbara, su hermana, en la época que formaron las Dollys Sisters. “Yo he llegado a actuar hasta en Las Vegas”, dice. Bárbara murió joven. Pero antes pasaron su temporada por la cárcel de Huelva después de unas cuantas palizas en los calabozos. “Nos rozaban en el patio, cuando entrábamos se montaba un escándalo entre aquellos presos comunes. Había de todo, criminales, terroristas, gente con unas pintas rarísimas…”. Al salir, destierro. Se fueron a Mallorca. Allí podían ser lo que quisieran. “En Granada tampoco nos afectaron muchos traumas. Cuando nos echaban en cara que actuáramos así, decíamos: ‘Federico García Lorca también era homosexual, ¿qué pasa?”. Trinidad ha vuelto a su tierra. Un derrame le obligó a dejar el trabajo y regresar junto a su familia a ejercer de tía abuela. Lejos quedan los días en que se les atravesaban las lecheras de la policía y les detenían. Hoy se siente una señora bien respetable y rememora la infancia en la que Juan y Alfonso salían a la calle disfrazados de niños con pantalones cortos cuando su verdadero atuendo fuera el de los trajes que tomaban prestados a su madre sin que ella se los negara nunca.

miércoles, 29 de mayo de 2013

domingo, 24 de febrero de 2013

También las mujeres sabían pintar Aquellas mujeres fueron reales, pintaron, esculpieron. Y triunfaron. La gran pregunta es por qué no aparecen en los libros de historia del arte. Y por qué no vemos sus obras en los museos. La respuesta la tienen los hombres que, mayoritariamente, han ejercido como historiadores, críticos y conservadores

Un amanecer de hace 25.000 años, en algún lugar cercano a lo que hoy llamamos el mar Cantábrico, un grupo de hombres —seguro que eran hombres— se abrió paso monte arriba entre los acebos y los tojos, camino de una gruta en cuya oscuridad se adentraron valientemente, iluminándose con grasientas teas. Aquella mañana milagrosa, sobre las paredes de la caverna dejaron la representación pintada o grabada de los animales de su entorno, caballos, bisontes o ciervos. Y una curiosa cantidad de siluetas de manos, que lograron hacer colocando sus palmas contra la piedra y escupiendo alrededor pigmento de ocre. Sí, el arte paleolítico lo hicieron los varones. Eso es lo que siempre imaginamos: eran ellos quienes se dedicaban a esa actividad religioso-artística. Hombres. Cazadores y brujos, y también pintores. Pero ¿por qué ellos? ¿Hay pruebas que demuestren esa autoría masculina? Existen pruebas, en efecto, pero no en ese sentido. Los expertos siempre pensaron que, dadas las diferencias de tamaño, buena parte de las manos plasmadas en las cavernas debían de ser manos de mujer. Ahora, un programa informático diseñado por científicos del Centre National de la Recherche Scientifique (el CSIC francés) lo ha demostrado: algo más de la mitad de esas siluetas corresponden, por sus medidas y su morfología, a cuerpos femeninos. Las mujeres estuvieron allí, y podemos suponer que participaron igualmente en la representación de otras figuras. En el paleolítico hubo mujeres “artistas”, que pintaron en las grutas entremezcladas con los hombres. Si nunca nos las imaginamos en esa tarea, es sin duda a causa de ese prejuicio tan asentado en nuestros cerebros que nos lleva a creer que casi todas las cosas importantes de la humanidad —salvo parir— las han hecho los hombres. Les pido que ahora nos acerquemos por un instante al ámbito tenebroso de los monasterios medievales, donde los monjes se dedicaron durante siglos a preservar la cultura y la tradición escrita y a crear pacientemente las extraordinarias ilustraciones de los códices miniados. De nuevo los hombres. ¿Seguro...?. También en este caso los hechos demuestran algo diferente: sabemos para empezar que, hasta el siglo XIII, los monasterios europeos eran dúplices, es decir, cobijaban —aunque en edificios separados— a monjes y monjas. Ambos sexos compartían el trabajo en los scriptoria, los talleres donde se copiaban e iluminaban los manuscritos. La mayor parte de ellos carecen de firma, lo que hace imposible su atribución. Pero algunos contienen sorpresas: por ejemplo, el códice de los Comentarios al Apocalipsis de Beato de Liébana que se conserva en la catedral de Gerona y que es una obra maestra del género. El libro se terminó el 6 de julio de 975 en el scriptorium del monasterio de San Salvador de Tábara (Zamora), y está firmado por “Emeterio, monje y sacerdote” y “Ende, pintora (pictrix) y sierva de Dios”. Un primer nombre de mujer para la historia del arte español. Buena parte de las manos plasmadas en las cavernas del paleolítico debían de ser manos de mujer Qué misteriosa, Ende. Pero su existencia brumosa no es, como podría parecer, una anomalía irrepetible. Por supuesto que la presencia femenina en el mundo de las artes europeas fue rara hasta finales del siglo XIX, igual que lo fue en cualquier otra actividad que supusiera beneficios cuantiosos y prestigio social. Rara, pero real. Aunque apenas las conozcamos, hubo un notable puñado de mujeres, sin duda valientes, que a lo largo de los siglos pintaron o esculpieron. Mujeres que casi siempre habían aprendido el oficio de manos de sus propios padres en el taller familiar. Ellas compitieron codo a codo con los hombres por lograr el apoyo de los grandes mecenas, los monarcas, la aristocracia y el alto clero. A veces fueron vapuleadas y tratadas con desprecio. Algunas abandonaron ante las presiones sociales. Otras permanecieron ocultas tras la figura del padre o del marido. Pero también las hubo que defendieron con uñas y dientes su talento y lograron imponerse como artistas de éxito en un mercado en el que la lucha por hacerse con los encargos era feroz. Unas cuantas llegaron a ser reconocidas en toda Europa, vivieron viajando de un país a otro, solicitadas de todas partes, y se construyeron sólidas fortunas. Ahí están, como pequeños rayos de luz lunar en ese universo mayoritariamente masculino, Sofonisba Anguissola (1532-1625), que durante 13 años retrató a los miembros de la familia de Felipe II. Lavinia Fontana (1552-1614), que pintó para el Papa Clemente VIII y llegó a cobrar por sus retratos lo mismo que el gran Van Dyck. Artemisia Gentileschi (1593-1652), que ganó tanto dinero con sus espléndidos cuadros que pudo casar a sus hijas con nobles españoles, previo pago de enormes dotes. Judith Leyster (1609-1660), que alcanzó un gran éxito en Holanda. Luisa Roldán, La Roldana (1652-1704), exquisita escultora de cámara —el máximo honor de la época— de Carlos II y de Felipe V. Rosalba Carriera (1675-1757), favorita en muchos palacios e introductora de la técnica del pastel en la Francia del rococó. Angelica Kauffmann (1741-1807), que se enriqueció en Inglaterra con sus obras neoclásicas. Elisabeth Vigée-Lebrun (1755-1842), retratista preferida de María Antonieta y codiciada por la nobleza de toda Europa. Constance Charpentier (1767-1849), premiada en varios de los famosos salones parisinos de su tiempo. O Rosa Bonheur (1822-1899), famosísima en medio mundo gracias a sus cuadros de animales. Son únicamente algunos nombres del notable grupo de mujeres que precedieron a las impresionistas y post-impresionistas —Berthe Morisot, Mary Cassat, Eva Gonzalès, Camille Claudel, Lluïsa Vidal o Suzanne Valadon— y a las artistas de las primeras vanguardias. Solo entonces, a finales del siglo XIX, cuando la condición femenina comenzaba lentamente a cambiar, empezaron a aparecer en las escuelas de arte decenas de muchachas que aspiraban a convertirse en artistas, ya no como “rarezas”, sino como auténticas iguales y colegas de los hombres. Solo entonces, a algunos no le quedó más remedio que poner en duda la idea tan extendida —y aún no del todo derrotada— de que el sexo femenino no estaba capacitado para la creación artística. “El arte es ajeno al espíritu de las mujeres, pues esas cosas solo pueden realizarse con mucho talento, cualidad casi siempre rara en ellas”, había escrito Boccaccio. Un pensamiento que repitieron una y otra vez a lo largo de los siglos muchos hombres ingeniosos. (Y sospecho que un tanto misóginos.) Unas cuantas pintoras llegaron a ser reconocidas en toda Europa, vivieron viajando, solicitadas de todas partes, y se construyeron sólidas fortunas Todas esas mujeres fueron reales. Existieron. Pintaron o esculpieron. Y triunfaron. La gran pregunta es por qué no aparecen en la mayor parte de los libros de historia del arte. Y por qué no vemos sus obras en los museos. Supongo que la respuesta la tienen los hombres que, mayoritariamente, han ejercido como historiadores, críticos y conservadores hasta tiempos muy recientes. Ellos, defensores conscientes o inconscientes del androcentrismo en la cultura, han relegado a las escasas artistas históricas al olvido. Han omitido sus nombres en sus estudios, han arrumbado sus cuadros en los depósitos o los han colgado en los rincones más oscuros de las salas. Y a veces, los han expuesto bajo los nombres de grandes maestros, por supuesto varones: sin ir más lejos, en el Museo del Prado han “aparecido” en los últimos años dos espléndidos retratos de Sofonisba Anguissola y uno más que se le atribuye, cuadros que siempre se habían considerado obras de otros pintores. Sí, ya sé, ya sé, el eterno recelo: es cierto que ninguna de ellas llegó a ser Leonardo o Velázquez o Goya. No hubo ningún genio entre esas pintoras. Pero quienes afirman eso suelen olvidar que su número fue mucho menor que el de los hombres, su lucha mucho más intensa y probablemente su autoestima infinitamente más débil. Y que, desde luego, tampoco la mayoría de los artistas masculinos que aparecen en los manuales de historia del arte y que cuelgan en los museos fueron Leonardo, ni Velázquez, ni Goya. Y, sin embargo, ahí están. Visibles y recordados, aunque no fueran los mejores, mientras ellas descansan todavía, en buena medida, en el limbo —tan femenino— de la inexistencia. Ángeles Caso es licenciada en Historia del Arte y escritora, autora del ensayo Las olvidadas. Una historia de mujeres creadoras.

El Instituto de la Mujer pide la retirada de un anuncio "machista"

"Mírame, tócame, incítame, provócame, sedúceme, contrólame, protégeme, grítame, relájame". De estos imperativos con los que se anuncia el modelo Giulietta de la marca automovilística Alfa Romeo, dos se han topado con el Instituto de la Mujer. El organismo se ha dirigido a los responsables de la empresa para pedir la retirada o modificación del anuncio del coche por dos verbos: "grítame" y "contrólame". "Dan lugar a interpretar que van dirigidos a una mujer y que suponen un comportamiento permisivo y asumible. Consideramos que, tal como está planteado el anuncio, estos términos coadyuvan a la violencia de género, que es normal gritar y controlar a una mujer ", explican en el organismo encargado de velar por la igualdad entre mujeres y hombres. El anuncio, que se emite en televisión, muestra imágenes de una mujer, de un hombre que corre, de dos niños y varios aspectos del coche que se promociona. En el Instituto de la Mujer, que tiene un observatorio dedicado a velar contra el sexismo en la publicidad, aseguran que aún no han tenido respuesta de Alfa Romeo. Un portavoz de la compañía, Alfonso Ortín, afirma que la campaña, que se ha emitido en todas las grandes cadenas españolas desde otoño, "se canceló el pasado día 14", tras recibir la carta del Instituto de la Mujer. Asegura que la queja institucional les sorprendió, ya que el anuncio contaba con el visto bueno de Autocontrol (el organismo que vela por la veracidad de la publicidad). "Se ha emitido por toda Europa y no se había recibido ninguna queja", según Ortín. A partir de ahora, la compañía automovilística estudiará los posibles cambios en el anuncio denunciado. El organismo, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, también se ha dirigido a Danone para que "reflexione" sobre un anuncio de su producto Actimel en el que varios niños elogian a sus madres por las tareas domésticas que desempeñan. El Instituto cree que también deberían referirse a sus padres. "La idea es que el papá también sera héroe es casa. Hay que alentar la corresponsabilidad", afirman en el organismo público.

Bruselas aprueba imponer una cuota femenina del 40% en los consejos

"Está hecho. La Comisión ha aprobado mi propuesta de una ley europea para que haya un 40% de mujeres en los consejos de administración en 2020". Satisfecha por este primer triunfo, Viviane Reding, la vicepresidenta y comisaria europea de Justicia, lo ha tuiteado en 20 idiomas de la Unión. Tras rebajar la ambición de su proyecto para vencer el bloqueo de algunos de sus colegas, la política luxemburguesa que ha defendido con tenacidad la cuota femenina obligatoria obtuvo un éxito este miércoles al lograr el apoyo de sus compañeros de Comisión. Pero a la propuesta le queda un largo recorrido hasta obtener el apoyo del Parlamento Europeo y de una mayoría de países suficiente para evitar la amenaza de bloqueo expresada por un grupo de países que lidera Reino Unido y Holanda. Para evitar estas resistencias, Reding ha cedido en puntos clave en un intento de sacar adelante lo principal: la exigencia a las grandes empresas cotizadas de contar con un 40% de mujeres en su consejo. A principios de 2012 eran solo el 13,7%. El plan de la vicepresidenta fue rechazado el pasado 23 de octubre por la oposición de un gran número de comisarios y las dudas del servicio jurídico del Ejecutivo comunitario. Este señaló que, según la jurisprudencia del Tribunal de Luxemburgo, una norma europea no puede limitarse a imponer un objetivo sin señalar los medios para lograrlo. Según el último borrador, queda a la voluntad cada país el diseño del castigo a las empresas que no tengan un consejo de administración paritario. Las sanciones deberían entrar en vigor a partir de 2020, o de 2018 en el caso de las públicas, señalan fuentes diplomáticas. Reding renunció a su intención inicial de aplicar la norma a toda gran empresa (con más de 250 empleados); finalmente solo afectará a las que coticen en mercados bursátiles. “Los Estados miembros deberán establecer las sanciones aplicables […] y tomar las decisiones necesarias para asegurar que esta directiva se aplica”, asegura el texto. Según este documento, las sanciones deberán ser “efectivas, proporcionadas y disuasorias” y tendrán que incluir multas y la posibilidad de que un juez actúe para declarar nulos los nombramientos contrarios a la norma. Para lograr el visto bueno servicio jurídico, la vicepresidenta ha incluido en su propuesta un mecanismo de selección para los consejos de administración que garantice cumplir el objetivo del 40%. Cuando haya varios candidatos con igual cualificación, la norma obligará a las grandes empresas a escoger al del sexo infrarrepresentado. Así, el procedimiento de selección será transparente y neutro y tendrá en cuenta la experiencia y las cualificaciones, según han destacado fuentes consultadas por Efe.

Reus pide la retirada del cartel de Carnaval que enseña unos pechos

El cartel del Carnaval de Reus (Tarragona) de este año viene con polémica. La ciudad promociona estas fiestas con la imagen de una joven enseñando los pechos junto al lema:“Treu pit i endavant” (Saca pecho y adelante). La Federació Reusenca d'Agrupacions de Carnaval (FRAC), organizadora del evento y que agrupa a todas las entidades participantes, presentó a última hora del lunes la imagen, pero desde entonces las críticas no han parado de sucederse y podrían verse obligados a retirarla. La FRAC escogió el cartel entre otras 14 propuestas presentadas en un concurso para anunciar el Carnaval de este año, que se celebrará del 7 al 13 de febrero. Sus autores, Joan Andreu y Josep Maria Figuerola, han utilizado una imagen retocada de una página de contenido erótico. Los autores califican el cartel de “picante”. El alcalde de la localidad, Carles Pellicer (CiU), ha pedido a la FRAC “que reflexione y retire el cartel”. El Consistorio reconoce el espíritu provocador y transgresor imperante en la celebración, pero considera que el contenido “sexista” del reclamo promocional escogido este año no se “adecua ni representa” a la diversidad de públicos que integran una de las celebraciones más participativas del calendario festivo de la ciudad. El cartel es responsabilidad exclusiva de la FRAC, remarca el alcalde de Reus. La CUP también ha solicitado la retirada del reclamo publicitario. Además, el PSC de Reus recuerda la presencia de “niños y niñas” en los diferentes actos y pide la retirada de la imagen por considerarla “machista y sexista”. La FRAC “atenta contra la dignidad de la mujer, con un resultado grosero, de mal gusto e inadmisible”, expone el PSC. Los socialistas argumentan que “en pleno siglo XXI y en plena lucha por la igualdad” no puede promocionarse un cartel así ni permitir la utilización de la mujer “como un objeto sexual”.

Alemania, ¿un país de machos?

Alemania, un país donde la palabra crisis económica parece no existir y que está orgulloso de exhibir una sociedad casi igualitaria, donde las mujeres y los hombres gozan de los mismos derechos, pero no siempre de las mismas oportunidades, está inmerso ahora en un furioso debate nacional que dejó al desnudo un imagen hasta ahora desconocida. Según varias encuestas oficiales y una feroz campaña en Twitter iniciada hace una semana bajo el lema "Aufschrei" (¡grito!), la primera potencia económica de Europa parece estar infectada por el germen del sexismo masculino. La polémica se inició cuando la revista Stern publicó, a fines de enero, una largo perfil sobre Reiner Brüderle, actual jefe del grupo parlamentario del Partido Liberal (FDP), donde Laura Himmelreich, una atractiva periodista de 29 años, relata el acoso sexual que sufrió hace un año en el bar de un hotel en Stuttgart. Brüderle, que también es el principal abanderado del FDP para las elecciones nacionales, le dijo, después de fijar sus ojos en el busto de la periodista: "Usted podría llenar perfectamente un Dirndl" ,el vestido tradicional bávaro, que está diseñado para que las mujeres puedan lucir con alegría esa parte del cuerpo femenino que no deja a nadie indiferente. "Los políticos también sucumben ante las periodistas", añadió Brüderle al rechazar las protestas de la periodista, que se sintió atacada y humillada por el político de 67 años. Bajo el título "Der Herrenwitz" (El chiste de hombres), el texto convenció a varios miles de mujeres a utilizar Twitter para expresar su indignación y también para compartir sus historias personales de humillación, vergüenza y acoso que sufren diariamente en el trabajo y también en actos públicos. La periodista, que se sintió atacada y humillada por el político de 67 años En las últimas dos semanas, los periódicos de difusión nacional y regional y los talk-shows más famosos del país se han hecho eco del choque que enfrentó a la periodista y al político. El artículo y la apasionada polémica que provocó en la nación, recordó también a los lectores y a los activistas de las redes sociales, una frase poco afortunada pronunciada hace un mes por Peer Steinbrück, el adversario de Merkel en las elecciones nacionales. El político socialdemócrata dijo que la canciller gozaba de una enorme popularidad en el país gracias a su condición de mujer. "Ella es querida porque tiene un plus femenino, por eso es popular", dijo Steinbrück, una frase con la que pretendió desconocer las cualidades de la canciller y, al mismo tiempo, sugerir que Merkel sigue en el poder sólo porque es mujer. Pero el artículo que denuncia el acoso sexual de Brüderle dejó al desnudo el profundo resentimiento que tienen las mujeres, en especial en el trato que reciben en sus lugares de trabajo. A pesar de que Alemania es el hogar geográfico y político de Angela Merkel, que cada año recibe la distinción por parte de la revista Forbes de ser la mujer más poderosa del mundo, un sinnúmero de mujeres profesionales señalaron que las relaciones de género en el país casi no han evolucionado desde la edad de piedra. "Cuando tenía 30 años sufrí el acoso de un ministro, a los 40 de un productor de cine y a los 50 un empresario, después de beber un par de copas, me describió al oído el dormitorio donde quería dormir conmigo", confesó Baschka Mika, exdirectora del periódico TAZ, "Las agresiones sexuales representan un aspecto corrupto del poder, un producto de desecho de una sociedad marcada por el sexo y dominada por el sexo masculino". Un 58 por ciento de las mujeres alemanas confesó que habían sido víctimas de acoso sexual De acuerdo a un estudio realizado en el Ministerio de la Familia, un 58% de las mujeres alemanas confesó que habían sido víctimas de acoso sexual, con más de un 42% de los casos ocurridos en los lugares de trabajo. Las mujeres en Alemania también gana un 22% menos que sus colegas de sexo masculino, que desempeñan el mismo trabajo, y para nadie es un secreto que no están adecuadamente representadas en cargos de alta responsabilidad. El perfil sobre Rainer Burderle, escrito por Laura Himmelreich, también provocó una gloriosa polémica en el mundo político germano. La totalidad de los dirigentes del FDP salieron en defensa de su líder parlamentario y un dirigente se atrevió a decir que golpear durante la noche en la puerta de una habitación de hotel de una periodista "no era escandaloso". La polémica aun continua y un 90 por ciento de la población cree que Brüderle debe pedir disculpas a la periodista. Pero el político guarda silencio y se ha convertido, gracias a su actitud, en un apestado en Berlín. "El hombre que era Reiner Brüderle ya no existe. En su lugar, un fantasma gris deambula por Berlín", señaló la revista Der Spiegel. Pero otros medios, como el periódico conservador Die Welt prefirió utilizar el adjetivo de puritanismo para calificar la campaña que nació en el país. Angela Merkel, en cambio, aconsejada por la prudencia, defendió "un contacto humano profesional y respetuoso" en política y entre los políticos y los periodistas.

Ellas, clases de cocina; ellos, de gestión

Si es chica, que aprenda cocina, moda o secretariado. Si es chico, que se centre en gestión administrativa, telecomunicaciones o finanzas. Un total de 24 centros educativos separan a alumnos y alumnas en Madrid. Cinco de ellos, todos sostenidos con fondos públicos, ofertan ciclos de Formación Profesional con un perfil que dista ampliamente si el alumno es hombre o si se trata de una mujer. La Educación segregada por sexos está en el centro del debate por varias razones. La nueva reforma que prepara el Ministerio de Educación ampara que estos centros reciban fondos públicos, mientras comunidades como Andalucía acaban de retirar las ayudas a 12 colegios después de que una sentencia del Supremo estableciera en julio de 2012 que pueden negarles el concierto. Madrid, gobernada por el PP, no solo subvenciona con fondos públicos 11 de los 24 colegios que gestionan principalmente dos órdenes ultracatólicas: Opus Dei y Legionarios de Cristo. También ha cedido suelo público para la construcción de al menos tres de ellos y respalda sus currículos amparándose en la “libertad de elección de los padres”, según un portavoz de la Consejería de Educación. ¿Y cuál es ese currículo? Cinco centros concertados ofertan Formación Profesional. Los tres masculinos se centran en cursos como Instalaciones Electrónicas o Desarrollo de Aplicaciones Informáticas. Los dos femeninos, en Secretariado, Cocina y Gastronomía o Educación Infantil (ver cuadro). “Obedecen al tipo de trabajo que se entienden propio de las mujeres”, considera Carmen Heredero de Pedro, coordinadora del Observatorio de la Igualdad de Género de CC OO Madrid y autora del informe Una educación diferenciada para la diferencia entre los sexos, editado en 2011 y presentado ayer en la Asamblea de Madrid. “Este tipo de educación no favorece la igualdad de sexos aunque sus defensores sostengan lo contrario”, considera Heredero. “No es una cuestión de género, sino de historia”, señala Alfonso Aguiló, presidente de la Asociación Madrileña de Empresas Privadas de Enseñanza y director del Tajamar, uno de los centros masculinos con FP. “El centro tiene más de 50 años y la oferta es antigua, no es fácil cambiar la maquinaria o despedir al profesorado, exige inversiones importantes”, explica. “No creo que sea sexista ni hemos recibido quejas por sexismo”, añade Aguiló. La Consejería de Educación, que no ha facilitado el dato de cuánto dinero público reciben estos centros, tampoco tiene constancia de quejas. “Buscamos salidas profesionales”, añade por su parte Carmen Calvo, directora de comunicación del colegio Fuenllana, uno de los centros para chicas. “Empezamos con hostelería y turismo, que tradicionalmente es más demandado por los hombres y seguimos con patronaje y moda porque ofrecía posibilidades de trabajo”. Su colegio recibe peticiones de alumnos que derivan a otros centros. El claustro está formado solo por profesoras y reservan a los docentes varones para “clases extraordinarias”. “No tendríamos inconveniente en contratarlos, pero no los ha habido nunca”, asegura Calvo, que explica que el edificio “está estructurado” para mujeres. La oferta “no la decide la consejería sino los propios centros, suponemos que en función de la demanda que reciben”, añade el portavoz de Educación. Heredero le replica: “Puede que los chicos busquen profesiones propias, pero la labor educativa es romper los estereotipos y acabar con ese círculo vicioso”.

La sombra del sexismo acecha (de nuevo) a los Oscar

¿Ha apartado 'el club de hombres' de la Academia a Kathryn Bigelow de la estatuilla? Un estudio revela el machismo de las 'Majors': las mujeres trabajan más en el cine 'indie' que en Hollywood. Mucho se ha hablado en las últimas semanas del papelón que estarán pasando en la Academia de Hollywood al ver cómo Ben Affleck no deja de atesorar galardones como director del año, cuando su nombre ha quedado excluido en la categoría de mejor dirección en los Oscar. Pero mientras el batallón de premios inunda la estantería de Affleck, otro debate, el de por qué la primera mujer que consiguió un Oscar a la mejor dirección se ha quedado fuera de la lista de nominados, gana fuerza en la recta final de los premios del cine. Kathryn Bigelow, la capitana de La noche más oscura, tampoco oirá su nombre en la gala que se celebrará la madrugada del próximo domingo en el Dolby Theatre (si bien sí está nominada, junto al guionista Mark Boal y la productora Megan Ellison, en la categoría de mejor película). ¿Por qué la Academia ha obviado a una directora que sí ha sido reconocida en otros nueve grandes premios (incluyendo los Globos de Oro, los Bafta o los Directors Guild)? Esto mismo se pregunta Melissa Silverstein, fundadora del blog Women and Hollywood, cofundadora del festival de cine femenino Athena Film y autora del libro In Her Voice: Women Directors Talk Directing. Dejando de lado la polémica en torno a la legitimidad de la tortura que puede ofrecer la cinta, Silverstein lo tiene claro. "Creo que el pequeño círculo de directores de la Academia, que está dominado por hombres, creyó que ya había cumplido el cupo con ella y no quería ver a otra mujer, especialmente a la misma mujer, entrando a formar parte de su club de nuevo. Lo que me irrita especialemente es que Bigelow fuese aceptada en el 'club' con una película sobre hombres y cuando ella realiza una con una mujer al frente sea rechazada. Más cuando la taquilla ha respondido con mucha más fuerza frente a La Noche más oscura que con The Hurt Locker", explica la periodista a S Moda. Analizando el affaire Bigelow, Silverstein asegura que "las directoras serán más aceptadas contando historias de hombres. Lo más aplastante es que las historias sobre hombres se consideren como universales, y las que conciernen a mujeres sean vistas como otro tipo de historias", lamenta. Y no es la única. La guionista Diablo Cody (ganadora del Oscar y el Bafta por Juno y escritora responsable de Young Adult o la serie United States of Tara) reveló los mismos temores, hace unos días, a la revista Bust. "Hay una clara carencia de representación femenina en los Oscar [...] Es muy duro observar todo lo que está pasando ahora mismo en Hollywood. No sólo han dejado fuera a Bigellow; en la categoría de guionistas, de los doce nominados, sólo uno es una mujer", apuntó. Hasta el polémico Michael Moore ha salido en defensa de la directora alegando en un artículo cómo la película, "dirigida por una mujer, producida por una mujer, distribuida por una mujer y protagonizada por una mujer", trata realmente sobre "cómo no escuchamos a las mujeres y cómo de duro es para ellas que su voz sea escuchada en estos tiempos".

¡¡MALDITA CAMISETA!!

El episodio de la camiseta sexista y su repercusión mediática i. m. palma Fue la camiseta más polémica del año pasado en el municipio de Calvià. Y todo, por el dibujo que mostraba. Aparecían dos escenas. En la primera, se veían dos figuras representando a un hombre y a una mujer en un habitáculo. Y en la parte de abajo la palabra ´problema´. A continuación, otra escena. El hombre alargaba el brazo, mientras la mujer se precipitaba al vacío. Bajo ellos, la palabra ´solucionado´. El dibujo figuraba en camisetas que se vendían en un comercio de Magaluf y generó una gran controversia mediática desde el momento en que el Lobby de Dones puso el grito en el cielo por su contenido sexista. "No estamos ante el caso de un chiste malo ni de libertad creativa. Es un mensaje de violencia explícita contras las mujeres y, por eso, sería necesario retirarlas del mercado", expuso en aquel entonces la asociación.

Los jugadores de Nigeria tendrán una semana sexo gratis si ganan la Copa de África 2013

UN TRISTE EJEMPLO MÁS DE COSIFICACIÓN DE LA MUJER La Asociación de Prostitutas de Nigeria (NAPN en sus siglas en inglés) ha prometido a los jugadores de su selección, conocidos como 'Las Águilas' ha ofrecido a sus jugadores una semana de sexo gratis si el combinado consigue alzarse con la Copa de África. Nigeria jugará las semifinales contra Mali y, en caso de acceder a la final, se jugará el título contra el vencedor del Burkina Faso - Ghana. Este ofrecimiento nació de Jessica Elvis, secretaria nacional de esta asociación, quien dio a conocer la iniciativa justo el día después de que el equipo accediera a los cuartos de final, en los que derrotó a Costa de Marfil. "Queremos felicitar al equipo por esta clasificación y queremos asegurarnos que tendrán nuestro apoyo habitual. Queremos que recuperen los tiempos de gloria pasada del país, así que, para demostrarles este apoyo, les daremos una semana de sexo gratis en caso de ganen el trofeo", comentó.

LA BRECHA SALARIAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES AUMENTA EN 2012 A CONSECUENCIA DE LA CRISIS

LA BRECHA SALARIAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES AUMENTA DURANTE LA CRISIS ECONÓMICA (2013) Una mujer tiene que trabajar 82 días más que un hombre para cobrar lo mismo, según UGT -Son dos días más que el pasado año. -Las políticas de recortes están acentuando la desigualdad salarial y social entre mujeres y hombres, según un informe de UGT. -El número de mujeres que se han incorporado al mercado laboral en el último año ha aumentando, pero ha sido en empleos parciales y más precarios. Las mujeres españolas deben trabajar 82 días más que un hombre para cobrar lo mismo, dos días más que el pasado año cuando se registró una brecha salarial del 22%, mientras que en el último periodo contabilizado ha ascendido al 22,55%. Son datos del Informe sobre desigualdades salariales realizado por UGT, con motivo de la conmemoración del Día de la Igualdad Salarial, que denuncia que las políticas de recortes están acentuando la desigualdad salarial y social entre mujeres y hombres. El número de mujeres que se han incorporado al mercado laboral en el último año ha aumentando, pero ha sido en empleos parciales, más precarios y con menor retribución, ha explicado la secretaria para la Igualdad de este sindicato, Almudena Fontecha, quien ha alertado de que estas condiciones incidirán en una menor protección social. La diferencia de salarios en España, teniendo como referencia la última Encuesta de Estructura Salarial (de 2010) se situó en un 22,55%, algo más elevada de la media de la UE, según el informe. Atribuye a los complementos salariales —horas extraordinarias y pluses de disponibilidad y responsabilidad— que perciben los hombres, como uno de los principales motivos de discriminación salarial, que es superior en el sector privado (más del doble que en el público). Destaca que las mujeres perciben la mayoría de los salarios más bajos, en gran parte por el elevado número de contratos a tiempo parcial, lo que implica además menores pensiones y prestaciones. Por sectores, las diferencias salariales son más pequeñas en ámbitos laborales masculinizados —como la construcción 9,22%— o más feminizados —como la educación 11,02%—, mientras que la brecha aumenta en actividades científicas y servicios auxiliares —superior al 30%—. La diferencia salarial oscila doce puntos porcentuales entre algunas comunidades autónomas, siendo la más elevada la de Navarra (26,15%), seguida de Aragón (25,41%) y Asturias (25,31%); en el otro extremo se sitúa Extremadura (14%), Baleares (14,66%) y Canarias (16,13%). Respecto a la ocupación de mujeres por regiones, Madrid registra el porcentaje más elevado —con el 46,74%—, mientras que en Ceuta se contabiliza el menor porcentaje de mujeres ocupadas —el 34,41%—. Otras comunidades con altos porcentajes de mujeres ocupadas, son Cataluña —45,82 %—, Asturias y Baleares —ambas con el 45,51 %—, Galicia —45,42 %— y País Vasco —45,14 %—. Teniendo en cuenta los datos de Eurostat (que sólo computa la diferencia salarial por horas y en empresas de más de 10 empleados) la brecha en España estaría en el 16,2%, la misma que la media de la UE. Con esta variable, Alemania registra una brecha superior a la española -el 22,3-, mientras que Italia tiene una diferencia salarial del 5%. Además, la responsable sindical ha destacado la circunstancia de que en Alemania la mitad de los trabajadores con estudios primarios están percibiendo salarios bajos, mientras que en España perciben estos salarios, el 22% de las personas que están trabajando con ese mismo nivel de estudios. La responsable sindical ha lamentado que se siga considerando "el trabajo de las mujeres como algo secundario y complementario" a los ingresos familiares. "En estos momentos de crisis, crecen el número de hogares sustentados sólo por salarios de mujeres, con hijos menores a su cargo", ha dicho Fontecha, quien ha alertado del elevado riesgo de pobreza, que podría situarse en el 40%. Ha opinado que "las mujeres no van a salir del mercado de trabajo", aunque muchas de ellas están soportando "un sobretrabajo" en sus hogares por los recortes sociales. La diferencia de salarios en España se situó en un 22,55% En estos momentos de crisis, crecen el número de hogares sustentados solo por salarios de mujeres